l-carnitina para definir

La carnitina para definir

La suplementación de carnitina no tiene ninguna utilidad para una persona sana, ni siquiera para una persona que realice abundante ejercicio físico. Es decir, no existe ningún estudio que haya demostrado que la práctica de ejercicio habitual o intenso disminuya nuestra cantidad de carnitina. Es más, su absorción a través de suplementos dietéticos es realmente complicada y exigiría grandes cantidades (de ahí la inutilidad de los alimentos enriquecidos en “L-carnitina”). Por tanto, es sorprendente que actualmente se considere un suplemento esencial para definir cuando queremos perder grasa.

Es por esta razón que cuando la medicina echa mano de la carnitina, lo hace a través de inyección subcutánea y previene claramente de sus afectos adversos. Pero…

¿Cuándo se usa la Carnitina?

La carnitina o L-carnitina se ha convertido en un popular “quemador de grasas” tanto entre aficionados al fitness como entre gente que busca deshacerse de esos michelines. Y la blogosfera ha ayudado en parte a extender otro mito más, pues a pesar de que ya existen algunos que empiezan a matizar sus efectos reales y a indicar que sin ejercicio es totalmente inefectiva (como ocurriría con cualquier otro suplemento), son muy pocos los que tiran de estudios científicos y dicen la verdad: la carnitina es totalmente inútil para perder peso.

l-carnitina para definir

Pero empecemos por el principio…

¿Qué es la Carnitina?

La carnitina es un compuesto derivado de la lisina y metionina (aminoácidos) que se encuentra en las células. Para ser más exactos se encuentra en las mitocondrias, una especie de pequeñas celulas que hace miles de años nuestras células absorvieron y con las que tendríamos una relación de “simbiosis”. Para nosotros, las mitocondrias serán el “quemador” u “horno” donde las las grasas deben ser quemadas (u oxidadas).

¿Como funciona?

Aclaremos que no quema las “grasas”, de eso se encarga un proceso llamado beta-oxidación y que ocurre en las mitocondrias. Lo que la carnitina hace es transportar las “grasas”, ¿porque se necesita este transporte? porque las mitocondrias tienen dos membranas que la grasas tienen que atravesar hasta llegar a su interior. Esta sustancia se ocupa de transportar la grasa de la capa externa a la interna, pero no controla su entrada ni su consumo, de eso se encargan los “porteros”.

La conclusión obvia sería, a más carnitina, se transportarán más grasas. Esto no es así, ¿porque? Porque dificilmente se podrán transportar más grasas si los “porteros” no dejan que estas entren. Estos porteros si tienes curiosidad de saberlo son la CPT-I y CPT-II y hasta el momento, no se conoce ningún mecanismo que estimule la entrada de más grasas en las mitocondrias, es decir, las carnitinas no pueden transportar más grasas, porque la CPT-I y CPT-II no permitirán que entre más grasa.